miércoles, 23 de noviembre de 2011

EL BLOG EN DEFENSA DE LA NOMENCLATURA HISTÓRICA DE LAS CALLES DE JEREZ



El pasado lunes 21 entregamos en el Ayuntamiento un escrito con una serie de propuestas en defensa de la nomenclatura histórica de las calles del centro; no podíamos seguir lamentándonos ante la -inconsciente o no- falta de respeto que nuestro Ayuntamiento ha demostrado en los últimos años sobre muchas calles de nuestro centro histórico. Calles que parece como si tuviesen menos valor por no ser la calle Larga, la Corredera o la Plaza del Arenal, cuyo arraigo en el patrimonio oral jerezano las hace inmunes a todos los intentos de cambio que en el último siglo y medio se han perpetrado contra ellas (algunas todavía conservan cicatrices en forma de olvidados rótulos).

Recordemos que hace unos días salimos al paso de la noticia de que otra calle histórica de nuestra ciudad va a cambiar de nombre. Esta vez, para homenajear al popular artista recientemente fallecido "Moraito chico". La calle Barreras perderá la denominación por la que era conocida, desde que hace -al menos- tres siglos el pueblo jerezano la bautizara con este nombre.

Barreras se une así a calles en la que nada queda ya que recuerde (salvo el libro de Agustín Muñoz) su primitiva denominación. Son los casos de la hoy Plaza de Salvador Allende, que fue "Plaza de las Monjas Victorias"; la "Plazuela de Orellana", que existía con ese nombre desde nada menos que principios del XVI y recibió el nombre de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia; o la "calle Colón", que pasó a ser Nuestro Padre Jesús de la Sagrada Flagelación.

Otros casos, algunos muy recientes, son los de las calles Pozo Dulce de Antonio Gallardo, Pañuelo de la Yedra, Angostillo del Cristo de la Buena Muerte, rebautizadas con estas esperpénticas denominaciones fruto de la delirante fusión entre el nombre antiguo y el del objeto o sujeto de homenaje.

Hay más ejemplos, algunos que nos duele personalmente apuntarlos a esta lista, pero que muestran como los nombres de las calles se han convertido en manos de gobernantes supuestamente "democráticos", y bien conocidos por todos, en instrumento para adular y crear adeptos. Adeptos que, en muchos casos, sólo se mueven -o se han movido- por un triste e injustificado afán de emulación. Pero habrá ocasión de ver este destrozo patrimonial con "luz y taquígrafos".

Efectivamente, destrozo patrimonial. Así lo razonamos en el referido escrito que hemos remitido al Ayuntamiento y que seguidamente trascribimos para vuestro conocimiento:


El concepto de Patrimonio no está restringido a los bienes inmuebles y muebles; los bienes inmateriales, como las expresiones orales o los lugares de significación histórica, forman también parte de la herencia cultural de un pueblo y, como tales, son considerados Patrimonio (Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial (UNESCO, 2003) art. 2; Ley 14/2007, de 26 de noviembre, del Patrimonio Histórico de Andalucía. Art 26).
La nomenclatura de las calles de los centros históricos participa de dichos ámbitos patrimoniales. El origen de estas denominaciones es fruto, en una mayoría de los casos, de un proceso “democrático”, por así decirlo, por el que el propio pueblo, a través de su expresión oral, se ha encargado de designar lugares de significación en un momento concreto de la historia. Denominaciones que en la actualidad, tras siglos de existencia, adquieren una significación histórica y cultural de apreciable valor.
En efecto, la nomenclatura de la calles del casco histórico de Jerez de la Frontera está íntimamente unida al devenir que a lo largo de los siglos la ha configurado como ciudad. No son sólo nombres; son documentos que hablan de la historia, la etnografía o la antropología de nuestra ciudad desde épocas remotas.
Asimismo hay que considerar que, como expresión de un patrimonio oral heredado y fuertemente arraigado, muchas calles se han seguido llamando igual durante siglos, resistiendo incluso diferentes avatares históricos y políticos que han tratado de contravenir estas denominaciones originales.
Sin embargo, aún hoy se sigue ignorando estos valores patrimoniales: cambios de designación de calles y plazas del casco histórico, en algunos casos bajo pretextos más que discutibles, continúan borrando las huellas que los jerezanos que nos antecedieron dejaron en la nomenclatura de estos espacios públicos de nuestra ciudad. Una tradición oral asentada a lo largo de los siglos en los rótulos de nuestras calles -algunos con más de doscientos años de antigüedad- que representan un substrato histórico y una identidad cultural que pertenece a todos los jerezanos. Existen, por tanto, motivos más que suficientes para que esta nomenclatura histórica sea conservada y puesta en valor.

Por todo ello SOLICITAN:

- Que se establezca una norma municipal que impida el cambio de denominación histórica de las calles que conforman el casco histórico de Jerez, así como de las vías y los caminos periféricos al casco urbano de origen histórico, que con el crecimiento de la ciudad puedan ser susceptibles de cambios de nomenclatura.
- Que aquellas plazas y calles que puedan ser susceptibles de serles restituidos sus nombres históricos se les sean devueltos, sin menoscabo de sus denominaciones actuales.
- Que se inventaríen y se conserven los rótulos antiguos del casco histórico.
- Que las rotulaciones de nombres de calles del centro histórico, así como otro tipo de rotulación destinada a poner en valor la historia de las calles o para conmemorar algún personaje relevante que haya nacido o vivido en ellas, guarden el decoro, tanto en diseño como en materiales, que corresponde para realzar el entorno del centro histórico.

Como ya escribimos en la citada entrada que dedicamos a este asunto, existen formas para homenajear o celebrar a nuestros jerezanos ilustres en lugares públicos que no van en contra del Patrimonio. Patrimonio como es la injustamente vapuleada nomenclatura histórica de las calles del Jerez antiguo.

Esperamos que sea así entendido por nuestros Munícipes, que como tales deben mirar al Interés General.


Jose y Juan Moreno Arana.


Si queréis apoyar esta iniciativa os podéis descargar el Pliego de firmas de adhesión al escrito para que lo podáis remitir al registro del Ayuntamiento. La entrega, como sabréis, se realiza en la Oficina de Atención al Ciudadano. No requiere mucho tiempo.

http://es.scribd.com/doc/73730762/Pliego-de-firmas-apoyo-defensa-del-nomenclatura-historica-de-las-calles-de-Jerez-de-la-Frontera