domingo, 20 de noviembre de 2011

CAJASOL Y EL PATRIMONIO: UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA

Nos hacemos eco de la siguiente noticia:



Continúan las obras del plan director de San Juan


13/11/2011



Continúan llevandose a cabo en la Iglesia de San Juan de los Caballeros, la primera fase de las obras contenidas en el Plan Director de la Iglesia de San Juan de los Caballeros, tras recibir los pertinentes permisos, tanto desde la Diócesis Asidonense Jerezana como de la Junta de Andalucía, tal y como hemos informado en estas misma sesión de noticias. Dichas obras consisten en la impermeabilización de las cubiertas de la Iglesia de San Juan de los Caballeros, asimismo se esta estudiando una posible intervención tanto en la Sacristía como en la antesacristía de la Iglesia. En la fotografía que acompaña esta información se puede contemplar el estado de las cubiertas con la limpieza que estos días se esta realizando. Estas obras se espera que puedan estar concluidas en esta primera fase, antes de que acabe el presente año 2011. Destacar por último que estas obras se realizan gracias a la colaboración de la Obra Social de Cajasol..






Nos alegra especialmente conocer estas noticias y queremos reconocer una vez más la loable labor de mantenimiento de nuestro patrimonio que llevan a cabo algunas de las cofradías de la ciudad. Por ello, vaya para la hermandad de la Veracruz nuestra felicitación por la iniciativa y por haber conseguido que Cajasol colabore en estas obras. Por desgracia, nos parece que se trata de un caso aislado ya que en los últimos años los recortes en materia cultural en Jerez por parte de la entidad financiera han sido más que patentes. Podrían mencionarse, por poner sólo un par de ejemplos, la suspensión de los conciertos de la Orquesta Barroca de Sevilla o el aún más grave cierre de la Escuela Universitaria de Estudios Sociales. Quizás no tan conocida sea la clausura del Archivo Histórico Diocesano tras la retirada de las ayudas por parte de la antigua caja de ahorros, circunstancia que queremos denunciar en esta ocasión.



Cuando aún no se ha cumplido ni un año de la reapertura de este archivo, las puertas de estas nuevas instalaciones, que guardan una rica documentación histórica relacionada con la ciudad y las localidades de su actual diócesis, se cerraron de manera indefinida el pasado verano ante la imposibilidad de pagar al personal.

Somos conscientes de las prioridades sociales del Obispado ante la grave situación económica y del gran esfuerzo que ha realizado para abrir el "museo" o colección permanente de la Catedral, cuya entrada, por cierto, es gratuita para todos los jerezanos, pero no podemos más que lamentarnos por este cierre y mostrar nuestro apoyo al personal asalariado y colaborador que, por experiencia propia, sabemos que estaban desarrollando una estupenda labor. Confiamos, no obstante, que pronto se llegue a una solución gracias al acuerdo de las distintas partes.

Estamos en unos tiempos en los que prima la rentabilidad económica  y donde el patrimonio y la cultura están sufriendo y seguirán sufriendo el desprecio de las instituciones públicas y privadas a causa (o con la excusa) de la crisis. El patrimonio documental y bibliográfico son una parte muy valiosa dentro de nuestro patrimonio cultural, aunque con frecuencia sea uno de los más ignorados. Jerez tiene la suerte de contar con varios archivos históricos de extraordinaria importancia pero su situación no es todo lo buena que se merecen. Por no ir más lejos el Municipal lleva muchos años esperando una sede más adecuada que parece que no llegará nunca y hoy debe seguir sobreviviendo en el edificio de la Biblioteca Central, aquél que año tras año y en época de lluvias se llena de goteras ante la desidia de nuestros munícipes pasados y presentes.