jueves, 23 de septiembre de 2010

FLORA Y FAUNA EN LA CUESTA DEL ESPÍRITU SANTO (I)

Es la Cuesta del Espíritu Santo, ese lateral tan delicioso con el taller de coches (dignísimo, por lo demás) haciendo "pendant" con el extinto convento de monjas dominicas, cuyo final intuimos todos. Según caminamos, un simpático habitante del barrio nos saluda (los habitantes bípedos también son encantadores, que conste) y bajo su hocico vemos el resultado de los escasos barridos que la zona ha tenido en los últimos tiempos.


Conforme vamos avanzando por esta acera, lateral de una cuidada terraza de la bodega de Domecq, el contraste entre lo público y lo privado se hace doloroso.