martes, 4 de octubre de 2011

GENERACION DEL CEMENTO

El Emblema Moral que proponemos tiene un nacimiento reciente, pues parte de una obra realizada por Antonio Lara, seguidor del blog, amigo y Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, si bien no fue alumno mio. Ya me hubiera gustado...


La obra es muy elocuente, así como su título: "La generación del cemento". Es la que ha ido derribando cuanto se le ha puesto por delante, si es que esos edificios no se han caído solos, para especular con el espacio libre que han ido dejando.


En este caso, es una iglesia la víctima de estos abusos, pues ha sido derribada sin contemplaciones o se ha caído ante la pura desidia de quienes debían cuidarla.


El Santo, sobre una chapa metálica a modo de grada, se destaca contra una pared de hormigón, pues su templo desaparecido se ha convertido en ese gris muro que cierra toda perspectiva.


Vemos a dos obreros que pueden representarnos a todos nosotros: Uno, da la espalda, no va con él, que solo hace su trabajo y lo cobra, sin mas. El otro, se sorprende ante la extraña situación, pero ¿él qué puede hacer?




Todos somos unos mandados. Muchos han sido mandados por la necesidad de tener dinero, cuanto más, mejor, como ha ido ocurriendo estos años pasados. Ahora, a todos, nos manda la crisis y la "Reina Tijera" extiende su imperio, obligatorio tras el saqueo y el derroche generalizados. No sólo hay paro, sino que tampoco se puede restaurar el Patrimonio.




Estamos ante una obra artística, una pintura de excelente factura e imaginativa composición, que muestra la calidad de su joven autor, cuyo blog invitamos a visitar;sin embargo, su realismo y verosimilitud nos advierten, alegórica y visualmente, de lo que estamos haciendo mal.




Ese espacio gris, sin duda tiene mucho que ver con los derribos que nuestro blog viene mostrando, recuerda a zonas como Carpintería Alta o calle Cordobeses... Pero también puede ser cualquier otra ciudad torturada por quienes no saben respetar la Historia.

En este sentido, en el diario "El Mundo", en la edición de Sevilla, hay una sección titulada "El paisaje cotidiano" escrita por Juan Miguel Vega que se publica los lunes, día en que me apresuro a comprar el periodico por el gusto de leerla. Muy bien escrita, con un refinamiento literario raro en estos tiempos, hace melancólicos recorridos por el viario sevillano, como nosotros lo hacemos por Jerez, y, con idéntico disgusto, enseña al lector los desafueros cometidos, en tan hermosa ciudad, por legiones de políticos y empresarios sin escrúpulos.

No estamos solos en nuestras protestas, pues no sólo en Internet, sino también en la Prensa escrita, encontramos el mismo crujir de dientes y la misma deseperanza ante el deterioro de la mano humana sobre nuestros monumentos.




El santo de esta pintura no es ninguno en particular, pero pueden ser todos los que están olvidados en retablos olvidados, en iglesias de las que nadie se acuerda, salvo en el momento de sacar al Cristo y a la Virgen "más guapa que ninguna", en Semana Santa y que desde el momento de la recogida vuelven al olvido, en tantas ciudades, la nuestra, Sevilla, Málaga...tantas y tan maltratadas que son las "otras dolorosas" de nuestro Patrimonio.




Y nosotros somos los obreros, damos la espalda o nos asombramos. Pero nos vamos a casa a ver la tele y su comedura de coco, así como el grato contacto del sofá, hacen la función del loto que comieron los compañeros de Ulises en el País de los Lotófagos hace casi tres mil años... nos hunden en el olvido.




Qué cansancio, ¿verdad?




Esperanza de los Ríos




2 comentarios:

Antonio Lara dijo...

Ante todo darle las gracias por la fabulosa lectura que realizas sobre la obra. La cual me aporta una gran base y otra visión, que no solo plástica, incorpora desde el análisis de una historiadora una gran luz para seguir aprendiendo de mi propio trabajo. Es importante entonces para mí que eligieses esta obra porque esto denota que la obra genera historias, cuenta algo, vive, y eso es fundamental en el trabajo de un creador. Gracias Esperanza.

Hay que seguir mirando el patrimonio, concienciando y educando a las personas que esto también es importante y es cosa de todos. Un abrazo.

Jerez de la Frontera, Patrimonio Destruido dijo...

Gracias a ti, Antonio, por tu apoyo y por dibujar y pintar tan bien. Estas obras tuyas son también Patrimonio artístico y, por lo tanto, con lo que aquí hacemos, le estamos buscando a tu trabajo un futuro mejor que el presente de esas otras obras del pasado, tan abandonadas.

Sigue trabajando tan estupendamente, que es una verdadera satisfacción para nosotros contar con tu apoyo.
Un abrazo

Esperanza