domingo, 8 de enero de 2012

OTRA OPORTUNIDAD PERDIDA


Dar contenido poblacional, comercial, administrativo y cultural o de ocio es el primer paso para salvar y recuperar cualquier centro histórico. El segundo es que las actuaciones que, en este sentido, se hagan respeten y potencien sus valores patrimoniales. Esto que es -o debe ser- el ABC de cualquier política en materia patrimonial y de potenciación de los cascos antiguos, esta simpleza, parece que no ha sido bien entendida por nuestros munícipes, tanto anteriores como actuales. Llevamos más de un año y medio dando las pruebas, pero hoy tenemos una más.

Años lleva dando páginas en los diarios la ampliación de la colección pictórica del empresario de la construcción Joaquín Rivero. Una primera fase se acondicionó en las bodegas del Rincón Malillo, a la espera de poder alcanzar un acuerdo con el Ayuntamiento para que se le fuese cedido el palacio Riquelme, en ruinas como todos los palacios que han parado a manos municipales y tan vacíos de contenido como las cabezas de nuestros regidores. 

Guardábamos la esperanza que esta pinacoteca hubiese servido para salvar a este meritorio ejemplo de la escasa arquitectura civil renacentista de nuestra ciudad y entorno, creando un foco de atracción que haga volver la mirada hacia el afrentado barrio de San Mateo. Anhelos vanos. Al parecer –pues ya sabemos que las palabras de los políticos se las llevan el viento-, serán finalmente los claustros de Santo Domingo los que acojan esta importante colección pictórica. Nos alegramos que Jerez cuente con otro referente cultural. Pero no podemos sino lamentarnos de que el centro histórico de nuestros políticos tenga su Non plus ultra erigido entre la Puerta Sevilla y la Plaza del Arenal. Nada más allá. Cortas miras las de nuestros munícipes.

         Por otro lado, esta cesión no deja de causar cierta desazón. No dejamos de preguntarnos si es adecuado  ceder a una entidad privada, durante 50 años, un bien patrimonial, como son los Claustros, en cuya restauración y rehabilitación -que ha dejado mucho que desear- se han gastado más de 3,6 millones de euros procedentes de fondos públicos. ¿Qué contraprestaciones tendrán los jerezanos con esta cesión? ¿No hubiese sido mejor, incluso para las arcas municipales, que este empresario adquiriese cualquier palacio, como el de Riquelme o Villapanés, de los muchos que están en grave peligro de destrucción inminente, favoreciendo sinergias para la recuperación de los barrios del centro históricos?¿En trece años en que han estado cerrado los Claustros no se ha encontrado otra solución para darle contenido que esta que viene "llovida del cielo"?

         Ya hemos dicho en alguna que otra ocasión que el Patrimonio de Jerez necesita mecenas. Mecenas que apuesten por esos mármoles y arcos destrozados de nuestros viejos palacios, por esas soberbias casas de vecinos que la violenta piqueta derribó… pero, claro, si, por muy magnate que seas, te dan un flamante conjunto restaurado, aunque sea con el único objetivo de que el turista no tenga que desplazarse mucho del hotel, pues…¡Viva La Pepa!

 Juan A. Moreno.

7 comentarios:

Manuel Benicio dijo...

Tiene Vd. toda la razón. Pero los motivos de esta actuación son claros. El propietario de la colección no tendrá los costes de rehabilitar el Palacio Riquelme, y el gobierno municipal se ahorra igualmente los costes de llenar de contenido y actividades culturales un espacio como los Claustros. Enhorabuena por el blog y por el trabajo que realizan, es muy necesario.

Cartujón Verbenero dijo...

Me ha encantado leer esta entrada. Creo que estáis cogiendo el toro por los cuernos ¡Chapeau!

Jerez de la Frontera, Patrimonio Destruido dijo...

Gracias por vuestros comentarios. En efecto, tal y como están las arcas (y las ideas) municipales la opción de los Claustros para la pinacoteca de Rivero estaba cantada. Para mi todo es fuego de artificio, "Ad maioren Alcaldesa gloriam".

El Ayuntamiento, ni sabe, ni quiere coger el toro por los cuernos -como dice el amigo Verbenero- del centro histórico. Y este caso, es prueba fehaciente de ello.

Oficinas municipales, sala de exposiciones o de recitales, "museo de la ciudad", archivo municipal..., son opciones que, "a bote pronto", se me ocurren para dar contenido a los Claustros. El todo es darle un poco de vuelta a la cabeza, que de donde no hay se saca. Pero la máxima del Ayto es "caballo grande ande o no ande"...Ahí está el Museo Arqueológico.

Juan

Jerez de la Frontera, Patrimonio Destruido dijo...

Y como digo en la entrada, me parece cuestionable el dar a un empresario, del Ladrillo para más inri, unas instalaciones municipales rehabilitadas con dinero público, para que haga un uso privado de ellas. No sé hasta qué punto puede beneficiarse la ciudad de esta iniciativa, pero está claro que el pensamiento del Ayto. esta puesto en el turismo y no en la recuperación del centro histórico.

Cartujón Verbenero dijo...

Turismo y Centro Histórico son compatibles e incluso complementarios, pero esta decisión, paradojicamente y en mi opinión, va contra el turismo y contra el Centro Histórico.

Anónimo dijo...

Ante una decisión tan contraria a los intereses del Patrimonio de la ciudad es cuando vemos lo que es un político: un globo lleno de viento que, cuanto más alto suba, antes se desinfla: solo tiene aire y mentiras dentro.

Anónimo dijo...

El delegado de Turismo, Cultura y Fiestas, Antonio Real, fue antes director del Hotel Jerez y presidente de HORECA, ¿se podría esperar otra cosa que no fuera favorecer a los hoteles ya instalados?