jueves, 26 de enero de 2012

LA CASA DEL CRISTO POR DENTRO: ¿CÓMO LO HABÉIS PERMITIDO?





Hemos hablado mucho de esta casa, que, si antes del blog era desconocida para muchos jerezanos, incluso para aquellos que amaban su patrimonio, a partir de ahora será tan conocida como Riquelme... o al menos eso esperamos y por motivos muy semejantes, pues ambas son, "ex-equo", el fruto de la mala gestión del patrimonio ciudadano que se está llevando a cabo desde hace, como poco, treinta años. Eso, sin contar todo lo que hubo antes, claro está. Y sin olvidar la culpa que todos lo jerezanos tenemos en estos asuntos que son comunes a todos los ciudadanos, como es el respeto a nuestra propia ciudad.

Si Riquelme es el abandono en su grado más extremo, "El Cristo" es una imagen del atropello que, por parte de constructores, arquitectos y Ayuntamiento, se sigue llevando a cabo, al convertir una preciosa casa del siglo XVII, que nos había llegado completa, en esta especie de adosado del siglo XX.

Su aspecto, tanto exterior como interior, era muy parecido al de la casa de la Cruz Vieja nº 17 que mostramos en una entrada anterior con la idea de que quede constancia pública de su estado actual y su enorme categoría e importancia.

Esta de la calle Pollo, como era habitual, se articulaba en dos patios (apenas ha quedado uno en pie), dos plantas y se completaba con la bodega que cayó para meter más pisitos en su hueco. Los balcones, decorados con las tradicionales orejetas, eran ejemplo perfecto de las formas de los años centrales del XVII (ni rastro). La escalera que comunicaba los dos pisos, está por una nave perdida, caso de que siga existiendo, pues el constructor parece ser de cuidado y, lo que fue una escalera señorial hoy aparece cubierta con ese "artesonado" que parecen impropio de la casa que fue.

La horrible reconstrucción interior no ha respetado nada de lo que hubo, han arrasado todo cuanto podría identificarla con una casa tres veces centenaria, no tenéis más que mirar las fotos y ya me diréis si "eso" se parece a una casa del XVII, teniendo, como tenéis, el ejemplo de la de la Cruz Vieja para comparar y, para eso, sólo necesitamos ojos en la cara y un par de neuronas en el cerebro... algo que no tiene mucha gente de la que interviene en nuestro patrimonio y, mucho menos, el responsable de dar los permisos para hacer cosas como éstas.

Cuando hagamos nuestra Ruta de la Barbarie por San Miguel, dentro de muy poco, este será uno de los puntos ineludibles, donde veremos, cara a cara, lo permisivos e ignorantes que nuestros responsables políticos, así como algunos profesionales de la construcción, pueden llegar a ser y comprenderemos aún mejor, el porqué del nombre de nuestras rutas.

¿No quedamos en que había un PGOU? ¡¡¡¡¡Socorroooo!!!!!

Esperanza de los Ríos








10 comentarios:

Anton Ozomek, Geógrafo Outsider dijo...

Y encima hay que aguantarles decir que han llevado a cabo una rehabilitación ejemplar, cuando lo que han hecho es desvirtuar y degradar el patrimonio histórico... eso sí, con un toque de "hormigonosa modernidad", que es muy políticamente correcto.

Juan A. Moreno dijo...

Se confirma la entrada que escribimos en febrero del año pasado, en la que intuíamos la infamia que estaba pasando por dentro, viendo lo que estaba gestandose por fuera.

Lo peor es que por mucha protección genérica que le da el PGOU a esta casa, las interpretaciones de las "Prescripciones de Catalogación" de un arquitecto o constructor, que no tiene escrúpulos por destrozar el Patrimonio para sacar el máximo provecho,(que son prácticamente todos) dan como resultado un adefesio arquitectónico y un crimen patrimonial de este calibre totalmente legal. Y totalmente inmoral.

Estos proyectos, que inciden en elementos claves del patrimonio histórico-artístico, deberían ser más escrupulosamente vistos por Urbanismo antes de darles la licencia (recordemos los áticos de San Miguel). El Ayto. debe velar por la defensa del Patrimonio y no por los intereses de los constructores...

Cartujón Verbenero dijo...

Tanto en el caso de la casa del Cristo como en el ático junto a San Miguel el nuevo PGOU llegó "tarde". Se intentó evitar estos desaguisados pero los plazos de aprobación son los que son y no nos los podemos saltar. Hay que añadir que durante años tuvimos un gerente de urbanismo que fomentó demoler "estos mamarrachos" para construir sótanos y casas "más bonitas". Un ejemplo de su "modelo" sería la casa hermandad del Santo Crucifijo.

Jerez de la Frontera, Patrimonio Destruido dijo...

Espero, de corazón que el nuevo PGOU sea más adecuado a la realidad de nuestro patrimonio y que este esperpento sea el último de toda la serie de horrores que venimos denunciando. Y más en este caso, habiendo sido responsable del proyecto la persona (o personaje) que ya sabemos.

Es agotaddor luchar contra la incultura y la barbarie mas absoluta, aunque haya cada vez más concienciación ciudadana al respecto.

Esperanza de los Ríos

El domine cabra dijo...

Donde hay patrón no manda marinero.
Y el patrón luce vara dorada (alabado sea el cielo).
¿estudios para que os quiero?: para rendir pleitesía a tan sacrosanta sabiduria.

Juan A. Moreno dijo...

El problema del áticos es y ha sido que, a fecha de hoy (2012), la iglesia de San Miguel, como las otras iglesias de Jerez que, declaradas monumentos históricos-artísticos, pasaron a formar parte del Catalogo General de Patrimonio Andaluz con la Ley de Patrimonio de Andalucía de 1991 (es decir, pasaron a ser BIC), aún no se les haya establecido un entorno de Protección.

Recuerdo un artículo de la revista Páginas del año 1993 que ya se exponía esta necesidad. Pero ahí quedó la cosa.
Como igual parece que va a quedar la Carta Arqueológica, que también apunta esta carencia en la protección de estos BICs. Pero si la Carta no es vinculante ¿para que sirve?.
Pero, me pregunto: ¿se está realmente haciendo algo? En el tema de los entornos de estos BICs parece que todo son meros deseos y buenas palabras. Palabras que se los llevan el viento o, mejor, el ladrillo y el cemento armado.

Después pasa lo que pasa, y el ladrillazo no lo tenemos que comer con papas y entonces serán las lamentaciones...

Juan A. Moreno dijo...

El problema del áticos es y ha sido que, a fecha de hoy (2012), la iglesia de San Miguel, como las otras iglesias de Jerez que, declaradas monumentos históricos-artísticos, pasaron a formar parte del Catalogo General de Patrimonio Andaluz con la Ley de Patrimonio de Andalucía de 1991 (es decir, pasaron a ser BIC), aún no se les haya establecido un entorno de Protección.

Recuerdo un artículo de la revista Páginas del año 1993 que ya se exponía esta necesidad. Pero ahí quedó la cosa.
Como igual parece que va a quedar la Carta Arqueológica, que también apunta esta carencia en la protección de estos BICs. Pero si la Carta no es vinculante ¿para que sirve?.
Pero, me pregunto: ¿se está realmente haciendo algo? En el tema de los entornos de estos BICs parece que todo son meros deseos y buenas palabras. Palabras que se los llevan el viento o, mejor, el ladrillo y el cemento armado.

Después pasa lo que pasa, y el ladrillazo no lo tenemos que comer con papas y entonces serán las lamentaciones...

Cartujón Verbenero dijo...

Hola Juan Antonio, quería matizar unas cositas sobre tu último comentario. San Miguel tiene la categoría de monumento (que podríamos asimilar a BIC) desde la Segunda República. Quien debía hacer su trabajo y definir los entornos es la Junta de Andalucía, como administración competente en la materia. No obstante, el nuevo PGOU sí propone la delimitación de los BIC existentes así como de los nuevos que el propio PGOU propone. Estas delimitaciones aparecen en un plano del Centro Histórico y, a petición de la Consejería de Cultura, se han incluido también en las fichas de catálogo últimas que no sé si están colgadas ya en internet. De todos modos el problema no está ahí, como apuntas, sino en que las propuestas que aparecen en los proyectos (2D) es muy difícil saber cómo se verán después con las perspectivas creadas en los espacios públicos (3D). Por ello el nuevo PGOU ha PROHIBIDO los áticos, pues los resultados visuales que estaban dando entendemos que son inasumibles (tanto en el entorno de San Miguel como en cualquier otro sitio del Centro Histórico).
Ante tu pregunta de para qué sirve la Carta Arqueológica si no es vinculante te lo aclaro enseguida. La Carta Arqueológica es un documento de estudio e investigación profundo sobre el casco urbano de nuestra ciudad. Se redacta para obtener ese conocimiento y aplicar las soluciones posteriormente en un documento normativo como es el PGOU. En nuestro caso ambos documentos se han redactado a la vez y con personas que han trabajado a la vez en los dos, como el que suscribe. De esta forma la Carta Arqueológica ha quedado asumida en el PGOU que le ha dado validez jurídica y normativa.
Como ya he dicho en anteriores ocasiones las cosas son mucho más complejas de lo que parecen y cuando se dan esas barbaridades en nuestro Centro Histórico, que vosotros muy acertadamente denunciáis, y cuyas críticas yo comparto en muchos de los casos, se deben a un cúmulo de fallos, vacíos legales, presiones, etc. Es algo parecido a cuando se estrella un avión, siempre se debe a una suma de fallos, y eso no contradice que el avión sea el medio más seguro de transporte. El Centro Histórico de Jerez está fatal (y sin perspectivas de dejar de estarlo) pero id a ver cómo están otros. Sin querer aplicar el “mal de muchos consuelo de tontos” la comparación puede ayudar a valorar el trabajo positivo que, además de las barbaridades, se ha hecho en esta ciudad.
De todos modos el PGOU no es un documento perfecto ni la panacea (de hecho hay muchas cosas que a mí no me gustan) pero sin duda es un documento útil para ir mejorando la situación de nuestra ciudad. Y no olvides lo que digo siempre: los políticos pecan siempre más por omisión que por acción, lo que pasa es que las acciones se ven y de las omisiones sólo nos damos cuenta los que sabemos que se debería estar haciendo algo.
Un saludo y que sigáis denunciando y concienciando con éxito.

Anónimo dijo...

Esta actuación en la casa del Cristo es un verdadero atentado al Patrimonio jerezano a parte de tratarse de una pésima intervención ... Pero vamos , es una muestra más del nulo nivel académico-cultural del 90% de los arquitectos que intervienen en el conjunto histórico de Jerez de la Frontera. A uno le duele la retina de verlo.. Y el corazón...

Jerez de la Frontera, Patrimonio Destruido dijo...

Al fin alguien habla de lo que son una buena parte de los arquitectos de Jerez sin pelos en la lengua, aunque sea anónimamente, como lo hacemos nosotros dando la cara. En realidad, ellos solitos se han estado retratando en sus obras, lo que pasa es que nadie ha rechistado.
De todas formas, amigo anónimo, te lo agradecemos.
Y esperamos que la gente lo haga con libertad, cuando no le gustan las cosas, que este es un pais democrático, o al menos eso nos estan diciendo hace 40 años.

Esperanza