miércoles, 22 de junio de 2011

Aclaración sobre la Actuación en la Puerta del Campo de Santo Domingo por la empresa INUR

Acabamos de recibir un correo de la empresa responsable de la restauración de la Puerta del Campo de Santo Domingo en respuesta a la denuncia publicada días atrás por el Ateneo de Jerez. Adjuntamos un extracto del mismo:


En referencia al articulo publicado en prensa el pasado jueves 16 de Junio, así como las
informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación, la empresa Infraestructuras
Urbanas y Medio Ambientales S.L. (INUR), adjudicataria de la obra de Reurbanización del
callejón trasero de Santo Domingo y restauración de la Puerta del Campo, dentro del Plan
Proteja 2010, tiene a bien exponer:
1º) Desde la dirección de la empresa se decidió asignar como jefe de obra a Héctor Moisés Sánchez Blanco, Arquitecto Técnico perteneciente a la empresa desde el año 2007 y con formación especifica en materia de patrimonio histórico (adjuntamos curriculum vitae)
2º) El jefe de obra contactó con la restauradora Elena Garzón Delgado (adjuntamos curriculum vitae), para un primer análisis de la Puerta del Campo. Tras esta primera evaluación y toma de muestras, se decide la que creemos mejor línea de actuación para la restauración, teniendo como premisas en primer lugar el respeto y la adecuada actuación sobre el propio bien, y en segundo lugar la dotación económica destinada a tal partida en el proyecto.
3º) Una vez diseñada la actuación se procede a enviar por correo electrónico a la Dirección Facultativa un informe donde se especifican los trabajos a realizar así como las directrices sobre las que se basa dicha sistemática (adjuntamos informe).
4º) Los trabajos de restauración comenzaron el pasado lunes 13 de Junio, una vez nos aproximamos a las enjutas detectamos posibles restos de policromía en éstas. Tras ser analizada la zona por la restauradora se procede a la eliminación de la jabelga y demás capas que cubren la policromía. De este descubrimiento se informa a la Dirección Facultativa vía mail el miércoles 15 de Junio.
5º) Una vez analizada la diferente información aparecida en los medios, y una vez hemos comprobado que no ha existido ninguna consulta a nuestro personal ni hemos recibido comunicación alguna en nuestra empresa, ni si quiera al personal personado en la misma zona de la actuación (en todo momento ha permanecido en obra un encargado con experiencia en trabajos similares, adjuntamos curriculum vitae), confirmando además que tampoco la Dirección Facultativa de obra ha recibido consulta alguna, exponemos nuestro desacuerdo con lo publicado. Por ello hemos solicitado a la restauradora que realizara un informe valorando lo expresado en la prensa, informe que adjuntamos.
En ningún momento la empresa Infraestructuras Urbanas y Medio ambientales cree haber incurrido en imprudencia alguna en la ejecución de los trabajos, nuestro patrimonio histórico se merece el mayor respeto y desde la dirección de esta empresa apostamos por ello.
Esperamos que sirva el presente documento como aclaración de todo lo comentado en estos días pasados.
Jerez de la Fra. a 21 de Junio de 2011
INFRAESTRUCTURAS URBANAS
Y MEDIOAMBIENTALES, S.L.
Fdo. José María García Astorga
Gerente



INFORME REDACTADO POR LA RESTAURADORA
DESPUÉS DE LA INFORMACIÓN PUBLICADA EN
PRENSA.
MÉTODO DE LIMPIEZA DE LA PUERTA DEL CAMPO DEL CONVENTO SANTO DOMINGO
EN JEREZ DE LA FRONTERA, CÁDIZ.

Tras un examen organoléptico exhaustivo de todas las partes constituyentes
del bien, vimos la necesidad de realizar una limpieza en toda la superficie, para su
saneado y consolidación.

ANALISIS DEL ESTADO

Existen numerosas patologías que pueden encontrarse en materiales pétreos,
las cuales pueden causar unos daños totalmente irreparables y dañinos, incluso
pueden llegar a hacer desaparecer el bien inmueble en cuestión. A continuación
mostramos los daños más trascendentales que pueden aparecer en materiales de
dicha naturaleza, entre otros. Éstos son:
- Humedad y sales
- Suciedad, polución y nitritos
- Costra negra
- Intervenciones anteriores inadecuadas
Al presentarnos ante la Puerta del Campo del Convento de Santo Domingo, en
Jerez de la Frontera, se nos pusieron de manifiesto todas estas patologías
anteriormente nombradas, y las cuales las podemos ver en el registro fotográfico
mostrado a continuación.
Grupo.1 Pérdidas volumétricas en parte del zócalo por humedad y sales
Grupo 2. Suciedad y costras negras.
Grupo 3. Antiguas intervenciones inadecuadas.

POSIBLES CONSECUENCIAS Y TOMA DE MUESTRAS

Pasaremos a explicar las consecuencias que pueden tener dichos daños en
nuestro bien a tratar y por lo que es conveniente eliminar o frenar su aceleración.

- Humedad y sales: la aparición de humedades y sales en dicha portada se nos
pone de manifiesto en el momento que hay una falta de cohesión en la
estructura molecular del material pétreo y, por tanto, produce una falta
volumétrica. Si esta falta fuera por acción de actos vandálicos, la superficie o
corte de la rotura sería totalmente recto y se mantendría cohesionado. Este
tipo daño lo podemos ver de manifiesto, también, en la parte del zócalo de la
portada, ya que presenta faltas en las juntas de los sillares y pérdidas
volumétricas de gran relevancia.

- Suciedad, polución y nitritos: con el paso del tiempo toda la contaminación
atmosférica que pueda haber se posa sobre la superficie del inmueble, creando
una capa superficial y ennegrecida, la cual deriva en el siguiente daño que
vamos a describir.

- Costra negra: la costra negra viene derivada del paso de los años y la poca
conservación preventiva que se le realizaban a los edificios. Dichas costras
suelen tener un espesor de 1mm. Debajo de estas costras negras aparece una
capa de material pétreo alterada y desagregada, ya que la costra actúa a modo
de “tapón” y no deja que salgan las sales del interior, por lo que cristalizan y
hacen que el material se deteriore y llegue a desprenderse. La piedra arenisca,
al ser muy porosa, tiene la ventaja, de alguna manera, que elimina las sales con
más facilidad que una piedra menos porosa, pero si, teniendo esa facilidad,
nosotros le dejamos esa costra, lo que hacemos es acelerar el deterioro físico
de la misma. Es uno de los daños más peligrosos de este tipo de material, se
suele llamar “el mal de la piedra”, por lo que se recomienda su eliminación lo
antes posible para no llegar a perder la pieza.

- Intervenciones anteriores inadecuadas: este tipo de daño podemos verlo
reflejado en las zonas bajas de la portada. Son fácilmente apreciables ya que
poseen distinto color y distinta dureza. Se ha trabajado a modo de parcheado,
haciendo un pastiche en la superficie de la misma. Este tipo de parcheado se ha
realizado con uno de los materiales más problemáticos que existe en la
restauración, como es el cemento. El cemento, por su naturaleza, es un
material con una dureza mayor que cualquier tipo de piedra de esta época y,
por supuesto, se trata de un material muy poco poroso. En el momento que
nos encontramos reintegraciones con cemento, debemos de eliminarlos
porque actúa a modo de costra negra, es decir, hace la misma función de
“tapón” teniendo la peculiaridad que añade más sales, por lo que debemos de
eliminar de inmediato.

Una vez explicada la consecuencia que puede llegar a tener todos estos daños,
pasamos a la realización de una toma de muestra en distintas partes del bien, para,
posteriormente, realizar un análisis estratigráfico del material y ver sus partes
constitutivas.

Al realizar la estratigrafía de las distintas zonas, apreciamos distintas capas desde la
superficie de la piedra hasta la costra negra. La muestra que describimos a
continuación se tomó de la clave de la portada, manifestándonos la ausencia de esa
capa rojiza encontrada en la decoración de las enjutas, por lo que podemos deducir,
tras estas tomas de muestra, que esa capa solo se encuentra en dicha ornamentación
ausentándose en toda la superficie del bien inmueble.


EXAMEN DEL ESTADO Y CONFRONTACIÓN CON LA INFORMACIÓN PUBLICADA

Después de examinar las distintas capas de las muestras, vemos como la capa de
policromía se encontraba subyacente a la capa de costra negra y una fina capa de
encalado y jabelga color ocre. Podemos deducir por este análisis que la capa de
policromía de tono rojizo estaba por debajo de toda la capa eliminada, y no por encima
como se da a entender en la prensa. En la siguiente fotografía se muestra la zona
donde han aparecido estos restos de policromía, antes del tratamiento, y vemos como
el método de limpieza realizado no ha dañado dicha policromía, más bien la ha sacado
a la luz, ya que si el método fuera tan agresivo, como se ha comentado, todos esto
restos de policromía también hubieran desaparecido.

Se habla de que el mejor tratamiento que se podía haber realizado sobre la
superficie es un “micropulido”. Todo profesional del mundo de la restauración tiene
conciencia de que toda intervención, por mínima que sea, presenta un riesgo para el
bien a tratar, por lo que siempre se busca un método que mantenga el máximo
respeto por la totalidad y la integridad del bien.

Analizando los diferentes tipos de técnicas de limpieza que se podían haber
empleado, la más acertada y la que se ajustaba más al presupuesto dado, ha sido la
realizada. Se ha optado por la realización de proyección de agua a presión ya que era
la menos dañina, siempre teniendo en cuenta, como hemos dicho antes, que toda
intervención presenta un riesgo.

El método de limpieza que se nombra en la prensa, el “micropulido”, es un método
mucho más dañino y agresivo que el agua a presión. Con el agua a presión estamos
eliminando capas superficiales de la piedra, llevando siempre un control de la presión
del agua para las zonas más delicadas y con mayor riesgo, mientras que el micropulido
lo que hace es la eliminación de sus capas superficiales y parte de la piedra. El
micropulido lo que hace es eliminar, por medio de rebaje de la superficie, todo lo
irregular de la pieza, por lo que no solo le está quitando capas de encalado y jabelga, si
no que, también, elimina parte de la superficie. Funciona por medio de la fricción de
pequeñas partes de piedra, incluso mínimas, con la superficie del bien, añadiendo agua
para evitar que el calor que produce la fricción rompa la piedra. Esta mezcla de agua y
restos de polvo de la eliminación de parte de las capas superficiales y de la propia
superficie, crea una especie de “barro” que penetra en los poros de la piedra, la cual se
debe de eliminar.

Como hemos comentado antes, toda intervención es un riesgo, pero siempre hay
que sopesar cual puede ser más beneficiosa para el bien, y desde luego la eliminación
de parte de la piedra no lo es.

Con el método de agua a presión, si es cierto que estamos eliminando la parte del
encalado que la cubría, pero debemos tener en cuenta y sopesar, que dicha capa no
estaba completa, no estaba adherida, se desprendía con un simple roce, por lo que, la
función que podía tener el encalado no se estaba llevando a cabo. Se podría pensar
que ya que había una falta de cohesión en dichas capas, lo mejor hubiera sido la
consolidación de las mismas, pero debemos tener en cuenta que en el momento que
consolidamos y no eliminamos todos esos daños, como suciedad y costras negras,
estamos dotándole a ese tipo de patologías de más años de durabilidad, por lo que
toda esa suciedad pasaría a formar parte del bien.

La función que tenía y tiene el encalado, es la protección de la piedra, pero si al no
estar cohesionada con la superficie y al encontrarse parcheada, estamos ante una capa
que no funciona como tal, por lo que el daño será menor que si rebajamos incluso el
material, ya que ese encalado y esa jabelga se puede volver a dar para la protección de
la piedra, mientras que la eliminación de la piedra es irreversible.

Existen otros métodos muy eficaces a la hora de la limpieza de materiales pétreos,
como vibro-incisores y aplicación de proyección láser, pero, ateniéndonos al
presupuesto que nos pueden dar, son métodos fuera de nuestro alcance. Por lo que no
debemos de criticar, desde el desconocimiento y sin contrastar información, los
métodos que se puedan estar realizando, sino unirnos y apoyarnos para que el respeto
que se le debe dar al patrimonio, tanto jerezano como mundial, sea el adecuado.

Elena Garzón Delgado.