martes, 10 de agosto de 2010

5 CALLE SAN ILDEFONSO


El visitante prosigue su caminata por una calle que parece ilustrar lo mejor de la arquitectura industrial de la ciudad, que son sus bodegas. Calle estrecha, en sombra, con jardines ocultos y paredes blancas, pero como ha llovido mucho, el blanco se ha descalichado; si miramos por un agujerito de cerradura, los jardines son derribos y al fondo, la maravillosa vista de una espadaña y de una chapa de uralita, todo armonizado con la colorista bandera del equipo local de futbol. "Precioso, pero, ¿porque está tan descuidado?"