domingo, 25 de julio de 2010

EL ABANDONO DE LA IGLESIA DE SANTIAGO


A pesar de ser uno de los monumentos más importantes de la ciudad, el caso de la iglesia de Santiago es un ejemplo claro del desinterés por el patrimonio que existe en Jerez. Tras la paralización de las obras de restauración, el valioso edificio se halla en un abandono preocupante.

Ya las anteriores intervenciones que en época contemporánea ha sufrido el templo trajeron consigo, entre otras cosas, la desaparición de la mayor parte de sus bienes muebles de la etapa barroca bajo la justificación de buscar una falsa pureza de su estilo gótico. Ahora, en la presente restauración, este ya de por si exiguo patrimonio mueble comprobamos que está sufriendo importantes daños ante la desidia de todos. Hace unos meses vimos cómo se robaron las esculturas del baldaquino del altar mayor (afortunadamente recuperadas con posterioridad) y en estos días hemos visto que le ha tocado el turno a un relieve de la capilla del Sagrario.

La noticia saltó a través del periódico local "La Voz". La confusión ha sido total. Se habló en un principio de un retablo del siglo XVIII, que lógicamente no existe en dicha capilla, y luego de un relieve de la misma época. Tras hacerse público un supuesto robo e incluso procederse a denunciar el hecho en comisaria, todo ha resultado ser una falsa alarma. En cualquier caso, el suceso no deja de ser inquietante, en primer lugar, por el estado de conservación en el que se encontrará el mencionado relieve (con toda seguridad uno de los evangelistas que se sitúan en las pechinas de dicha capilla) y, en segundo lugar, por la falta de control y la total improvisación por parte de la parroquia y el obispado.

Hace unos días hablábamos con un miembro de la plataforma creada para la restauración de Santiago. Nos aseguró que ni las hermandades que tenían su sede en esta iglesia ni la asociación de vecinos del barrio se han interesado por el estado actual del templo. Jerez y el propio barrio de Santiago miran a otro lado. Tenemos lo que nos merecemos.





A continuación ponemos las referidas noticias:





Desaparece un retablo de la iglesia de Santiago del siglo XVIII




El robo fue descubierto ayer y la Policía ya ha abierto una investigación para recuperar la valiosa pieza de arte

24.07.10 - A. DOÑA


La emblemática iglesia de Santiago, que permanece cerrada por obras desde hace cuatro años, ha vuelto a ser saqueada dentro de lo que se está convirtiendo en un recurso habitual para el mundo del hampa. En esta ocasión y como ha podido saber este medio por fuentes del caso, fue la comunidad religiosa la que se percató ayer de la desaparición de un retablo de la capilla del Sagrario que tiene un alto valor histórico, pues data del siglo XVIII.




Un robo que trascendió ayer, pero que con probabilidad podría haberse producido días atrás, pues muchas son las voces que han alertado en diversas ocasiones del abandono que sufren las instalaciones sagradas. Las mismas fuentes han confirmado que se trata de un retablo tallado, policromado y estofado cuya sustracción provocó la visita al templo del delegado de Patrimonio de la Diócesis, acompañado por agentes de la Policía Judicial.



Por lo demás, aún es pronto para esclarecer el robo por lo que en la Comisaría están llevando a cabo las pesquisas pertinentes. El último de los episodios de este tipo se produjo el pasado mes de febrero, cuando en apenas una semana se cometieron dos robos. En el primero de ellos los asaltantes solamente pudieron llevarse material de obra y otros enseres propios de construcción que estaban fuera de la parroquia. Eso sí, intentaron forzar una de las puertas de entrada sin que la intrusión llegara a mayores.




En el segundo, sin embargo, los ladrones se hicieron con 63 figuras que habían sido extraídas del baldaquino en el que estaban incrustadas. La mayoría, que habían sido abandonadas en una nave, fueron recuperadas por la Policía.

FUENTE:



El relieve del XVIII desaparecido del sagrario de Santiago no llegó a salir del templo

Caso cerrado y denuncia retirada.

25.07.10


El relieve desaparecido de la iglesia de Santiago no había sido robado. Una confusión a la hora de guardar en otro sitio esta interesante pieza del siglo XVIII alarmó tanto al párroco, Pedro de la Herrán Incierte, como al delegado diocesano del Patrimonio, Enrique Soler Gil. Este último llegó, antes de la aclaración, a formular denuncia ante la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía.
El relieve desaparecido -una obra valiosa de talla policromada y estofada- había sido retirado del espacio ocupado en la capilla del sagrario de este templo que cumple ya cuatro años cerrado al culto en obras de rehabilitación. La inestabilidad de su fijación en el sitio habitual hizo que algún colaborador parroquial la retirara para reservar en otro lugar y bajo unos plásticos. La ausencia del párroco, hospitalizado, contribuyó a semejante confusión.

El último de los episodios de robo en Santiago se produjo el pasado mes de febrero, cuando apenas en una semana se cometieron dos de estas acciones. En el primero, los asaltantes solamente pudieron llevarse material de obra. El segundo originó un botín para los ladrones de 63 figuras que habían sido extraídas del baldaquino en el que estaban incrustadas. La mayoría habían sido abandonadas en una nave y fueron recuperadas.

Riesgos de una obra parada

La situación de quiebra que sufre la empresa a la que le habían sido adjudicadas las obras de recuperación que se estaban haciendo en la iglesia de Santiago mantiene parados los trabajos mientras tanto. Y la apariencia de abandono que puede comenzar a ofrecer el templo gótico, todo un emblema en la ciudad y corazón de uno de sus barrios más genuinos, comienza a sentirse como una 'invitación' para los amigos de lo ajeno.

Por ello cualquier desaparición, como ha ocurrido en este último caso, lanza las alarmas en el seno de la Iglesia diocesana y los responsables de su patrimonio histórico-artístico. Los casos ya mencionados, aquellos que sí constituyeron acciones contra la propiedad, comienzan a ser considerados motivos para la preocupación. Cuatro años después las obras no avanzan y la cuestión ya no es sólo cuándo podrá reabrirse el templo.

La seguridad del patrimonio es lo que comienza a estar en juego. Y no ya por el derrumbe de Santiago -que pudo llegar a temerse- sino por lo que ocurra con cuanto hay en su interior.

FUENTE:
http://www.lavozdigital.es/jerez/v/20100725/jerez/relieve-xviii-desaparecido-sagrario-20100725.html