martes, 13 de noviembre de 2012

LA HUELGA DE LA BASURA: "SHERRY BEAUTY"



Wes Bentley, el actor que interpretaba a Ricky Fitts, el joven camello y sensible filmador de la realidad, en la gran película "American Beauty" (Sam Mendes, 1999), se asombraba de la mucha belleza que existía en el mundo viendo, en una de sus filmaciones, el vuelo de una bolsa de plástico en el aire turbulento del invierno.

Inevitablemente, pienso en cuanto se extasiaría en Jerez si viese no sólo tantas bolsas de plástico, sino tantas basuras más, volando, nadando, reptando, corriendo y oliendo en esta ciudad, maltratada, machacada, ensuciada y degradada en sus ciudadanos, en sus trabajadores y en su Patrimonio hasta la saciedad.

Basuras en la esquina de las calles Nueva y Cantarería

También nosotros nos asombramos ante las montañas de deshechos que, sobre nuestras aceras, hablan y dicen quiénes somos con mucha más explicitud que si lo contáramos con nuestras propias palabras. Y dan la bienvenida a quienes en estos días, especialmente la Reina y las Primeras Damas de Latinoamérica,  se acercan para hacer turismo en Jerez; "Turismo entre basuras", nunca mejor dicho, según indica la etiqueta a la cual estoy dedicando bastantes entradas pues sabemos que a la suciedad cotidiana de nuestras calles, en muchos casos, los propios jerezanos no somos ajenos.


Tal vez por eso, hemos querido fotografiar nuestro reflejo en ese espejo apoyado sobre un muladar de la calle Ponce. Este es el elemento mágico que, posiblemente, como en esa historia tan inglesa como extraña que es "Alicia en el País de las Maravillas", nos abriese la puerta al Reino del Revés, donde Jerez sería una próspera ciudad, cuyos regidores, pasados, presentes y futuros, aceptasen sus responsabilidades sin echar la pelota a los tejados de su entorno, donde se cuidase la ciudad y a sus ciudadanos y éstos se comportasen civilizada y activamente para que estuviese en las mismas condiciones de limpieza  atención al Patrimonio y educación ciudadana que otras urbes, no ya europeas, sino españolas, sin ir más lejos.

Muladar en la calle Ancha
Volviendo a la película antes citada, vemos en Jerez cierta disfuncionalidad, como ocurría  en las familias "normales" de la película: ni ellos eran muy normales ni nosotros tenemos una ciudad al uso, no hay más que ver cual es la motivación fundamental de nuestras Rutas, llamadas por muchos motivos "de la Barbarie", nombre  propuesto, con toda justicia, por un amigo seguidor del blog.

Santiago, cerrado y colonizado por una palmera 


Aquellas familias americanas perdieron todos sus trenes para aceptarse a sí mismos,  ser felices y vivir con madurez, centrados y con equilibrio; en cambio siguieron un camino autodestructivo, de una forma semejante a la forma en que Jerez  ha vivido,  perdiendo sus trenes, uno detrás de otros. Por ejemplo, uno de ellos hubiera sido poder enseñar nuestra ciudad a Doña Sofía y a sus invitadas, con lo que eso hubiese significado para promocionar nuestra imagen en Hispanoamérica, y no ser posible, no solo por la huelga de basuras, sino por el estado generalizado de ruina y desastre de muchos de los monumentos que merecerían la pena visitarse.

Primero fueron las bodegas y la industria generada alrededor de ellas. Luego perdió la oportunidad de ser una verdadera "gran ciudad" y se convirtió en un pueblo grande cada vez más impersonal, cuyas raíces se van desvaneciendo junto con sus viviendas, barrios, cines, teatros y formas de vida. 


Ninguno de sus regidores ni tampoco los ciudadanos, ni sus empresarios, han sabido entender que, en sí misma, la ciudad pudo ser un motor cultural y económico, como tantas otras incluso más pequeñas que Jerez y con menos Patrimonio, si hubiese estado  en unas condiciones urbanísticas adecuadas, ademas  del  flamenco,  las bodegas y los caballos, que es lo único que pudieron ver las señoras antes citadas.

Pero Jerez es la calle Larga,  lo demás produce ganas de llorar. Estamos hartos que desde hace muchos años se vayan repitiendo y empeorando los mismos problemas, huelga de autobuses y basuras especialmente, mientras las calles del centro  están cada vez más solas y apetece  menos salir por ellas. Además, hay tan pocos autobuses que ya muchas personas que son mayores o viven lejos ni lo intentan.
Calle Comandante Paz Varela: veinte ratas "cazadas"

La Por-Vera y  su basura

Mientras seguimos perdiendo trenes, nuestra ciudad sale en los telediarios de todas las cadenas, por sus deudas y sus problemas de gestión, nunca por lo mucho que puede enseñar y ofrecer, al de fuera y a nosotros mismos, sus ciudadanos.

La crisis nos afecta mucho, todos luchamos por nuestro puesto de trabajo, pero ni los gobernantes que nos llevaron a este amargo trance asumen sus culpas ni los bancos y constructoras que causaron esta situación tampoco, ni son juzgados por ellas.

Mientras, esta es nuestra imagen de cara al público y de cara a nosotros mismos que es lo peor.

Basurero "ecológico", Avenida Alvaro Domceq

Palmera en la Avenida Alvaro Domecq
El problema es que, cuando se 
vuelva a limpiar 
algunos jerezanos seguirán 
ensuciando sin
cortarse un pelo, tirando 
porquería
donde le parezca y terminando 
de destrozar una ciudad que sigue 
perdiendo sus trenes.

"Pero siempre nos quedaran 
Área Sur y Luz Shopping."

Esperanza de los Ríos


Apetecibles y perfumados datiles al pie de una palmera