viernes, 26 de octubre de 2012

Más sobre la casa de la calle Carpintería Baja nº 3

Diseño original de la fachada de la casa de la calle Carpintería Baja nº 3, obra de José  Esteve (1862).  Foto: Jesús Caballero Ragel.

En una de nuestras últimas entradas llamábamos la atención sobre el derribo cometido sobre una casa de la calle Carpintería Baja. Poco después se puso en contacto con nosotros nuestro amigo y compañero Jesús Caballero Ragel para ofrecernos generosamente datos sobre la misma, por los que públicamente queremos mostrar nuestro más sincero agradecimiento.

Jesús, que ya ha colaborado con el blog en otras ocasiones, es un gran experto en la arquitectura decimonónica de nuestra ciudad, sobre la que prepara su tesis doctoral. Fruto de sus investigaciones es la información y el documento gráfico que a continuación adjuntamos y que vienen a confirmar que la fachada de la casa es de 1.862 y fue realizada por José Esteve para D. José Gutiérrez.


Nos cuenta Jesús que obedece al esquema academicista de apertura de vanos simétricos para la mayor  ventilación e iluminación de los interiores. Muestra la sencillez y elegancia de la casa burguesa decimonónica del XIX. Probablemente se trasformó un edificio anterior, tal vez del siglo XVIII, en una casa doméstica burguesa del XIX. Posee una ligera decoración (se observa en el plano y en la fachada actual) a base de una amplia banda vertical en los laterales de las plantas altas del edificio que delimitan el espacio del edificio. Posee pretil o azotea, pues en el siglo XIX se produjo  una profunda transformación de sustitución de las cubiertas de tejas por azoteas planas, habida cuenta que las aguas pluviales se recogían en husillos en las azoteas y desaguaban directamente a través de los muros de las casas hacia las madres o alcantarillas de las calles. Los tejados evacuaban las aguas pluviales directamente a las calles, provocando inundaciones en la vía pública. También se abrían claraboyas o monteras hacia el interior, provocando una mayor iluminación de los espacios interiores.

Estado actual